25 años atrás el Wu-Tang Clan cambió la música hip-hop para siempre. Su álbum debut titulado Enter the Wu-Tang (36 Chambers), rápidamente se convirtió en un clásico y fue el primer testimonio de una nueva forma de hip-hop: ritmos innovadores y letras inteligentes, así como las diversas personalidades y talentos que componen su grupo de nueve miembros. Así como en el 2016 Snoop Dog, en el 2017 Wiz Khalifa, 2018 fue De La Soul y en 2019 fue el turno de Kendrick Lamar, en este 2020 Wu-Tang Clan traerá toneladas de rap. Así, el Festival Estéreo Picnic continúa honrando al hip hop –género fundamental para el Festival en los últimos cinco años– y a sus leyendas. Wu-Tang Clan se formó en Staten Island, New York, donde vivían varios de sus integrantes. Su líder y productor, RZA, marcó la visión del grupo: eran nueve miembros, cada uno con una personalidad distintiva y un estilo particular: GZA, Ol’ Dirty Bastard (fallecido en 2004), Method Man, Raekwon, Ghostface Killah, U-God, Masta Killa e Inspectah Deck. La potencia de Wu-Tang Clan también está en el balance entre diversidad y unión. GZA se ha caracterizado por rimas complejas llenas de sabiduría; Ghostface Killah y Raekwon han sido cronistas de las esquinas: ya son casi 30 años escupiendo relatos tan vívidos que duelen; Method Man, con un flow juguetón y una pronunciación incofundible, ha sido la cara pop de la agrupación. Cada uno es distinto, pero cuando se unen el lenguaje del Wu-Tang predomina y los unifica.