Interpol

Todo el mundo conoce su sonido: una masa enorme que envuelve a quien se enfrenta a ella. Una atmósfera de pura fuerza y sentimiento, en la que cada instrumento es perfectamente reconocible, con la voz tristona de Paul Banks en el centro, que parece pedirte que lo acompañes a explorar los rincones más oscuros de la cabeza; oyendo Interpol, nadie está solo. Desde su primer álbum de estudio en 2002, se han encargado de darle voz a muchas cosas que, de no ser por ellos, no sabríamos cómo expresar. ¿Encontrará alguna vez el sosiego Paul Banks? ¿Les conviene al rock y a la música que lo haga? Afortunadamente, no parece ser el momento de averiguarlo. Al principio, fueron las estrellas más oscuras del post punk revival de los años 2000, que luego fue conocido como “el sonido de Nueva York”. No tardaron mucho en ser simplemente Interpol, sin gregarismos. Afortunadamente, porque queremos seguir sabiendo de ellos, sobre todo después de esa bestia de álbum que es Marauder (2018), su trabajo más reciente.

Santiago Rivas

Periodista y escritor